CENICIENTA

Somos Carla, Christopher, y Senén de 3ºC . Este año en Taller de Escritura hemos preparado una nueva versión de Cenicienta que os vamos a enseñar:

ceni

Érase una vez una bella, aunque un poco extraña joven, que vivía con su madrastra y sus dos hermanastras, en una enorme y preciosa casa. Según como comienza la historia parece que es una chica feliz, que se dedica a disfrutar de su juventud, pero no, porque al morir su padre, sus crueles hermanastras le rompieron todos sus vestidos y montaron un vestidor en su habitación para su ropa. Su madrastra le obligó a hacer todas las tareas de la casa, desde barrer y fregar hasta recoger y corta la leña para encender el fuego de la chimenea.

Un día como otro cualquiera, una mañana como otra cualquiera, un paje real irrumpió en todas las casas , picando puerta tras puerta , anunciando que tenía un comunicado del rey:

-El rey comunica que debido a la llegada de su hijo el príncipe, a palacio, celebrará una fiesta en la que buscará esposa y todas las damas del reino, incluidas plebeyas y criadas están invitadas al evento.

En ese mismo instante, todas las solteras del reino fueron corriendo a buscar sus mejores trajes de gala para el baile, todas excepto una, Cenicienta, que amargada, se quedó en una esquina del cuartucho en la que le metieron sus hermanastras, llorando enfadada y frustrada  , pensando en que no podría llegar a pisar los impecables suelos de palacio.

Llegó la noche tan esperada y ansiada para todas. Mientras sus hermanastras se preparaban, Cenicienta estaba fregando, con indignación, la cocina, imaginándose como sería su noche si pudiera ir al baile y oyendo a su madrastra gritar. Ya era la hora y el carruaje estaba esperando Cenicienta no se había podido porque le habían mandado un sinfín de tareas para que no le diera tiempo a nada.

Cansada de todo, cerró la habitación en la que estaban sus hermanastras junto a su madrastra le cogió un vestido a una de sus hermanastras, rápidamente le hizo unos pequeños arreglos cogió el carruaje el carruaje y se marchó a palacio.

Cuando llegó, estaba preciosa y resplandeciente todos se quedaron admirándola boquiabierta, incluido el príncipe, que enseguida la invito a bailar.

Decide marcharse pero al bajar la escalera tropieza, dejando uno de sus zapatos en la escalera.

Vuelve a casa y ve que las otras tres seguían tal y como la había dejado, encerradas y enfadadas.

A partir de ahí, fue ella quien dicto las normas en la casa .

El príncipe, que se había enamorado locamente de la  joven decidió buscarla y empezó a ir casa por casa probando el zapato a todas las mujeres del reino.

Cuando por fin llegó a probárselo a Cenicienta, comprobó que ella era la mujer de la que tanto se había enamorado.

Él príncipe le pidió que se fuera a palacio con el.

Ella pensando en como habían cambiado tantos aspectos de su vida, decidió pasar de él, para seguir gobernando en su casa y dictando las normas.

Él príncipe decepcionado al ver a una de las hermanastras de Cenicienta, le cogió de la mano, le pidió matrimonio y ella obviamente, dijo que sí, dejando a su hermana y su madre a las ordenes de Cenicienta.

FIN

                                     

 

Anuncios

Amor psicópata.

Lo reconozco: Estoy internada en un establecimiento psiquiátrico y mi enfermero me observa, casi no me quita ojo de encima; porque en la puerta hay una mirilla, y el ojo de mi enfermero es de color castaño que a mí, que soy de ojos azules, no es capaz de calarme.

Llevo ya bastante tiempo aquí, apenas recuerdo mi nombre, ya que me llaman por mi número “67589-2017”. Llevo tiempo sin mirarme en el espejo, pero recuerdo con exactitud que soy una chica alta y delgada, con el pelo negro siempre liso y unos ojos de un color azul en el que cualquiera queme mire se perdería.

Pienso en él todos los días, lo echo tanto de menos… ¿Por qué él? ¿En que estaría metido? todas las noches recuerdo aquel día y lo recuerdo a él, Miguel el hombre con el que me iba a casar pero… Lo asesinaron. Era moreno, de tez tostada, tenía el pelo negro y algo rizado, aunque lo tenia corto por los lados y por atrás y tan solo la parte de arriba con el largo, sus ojos eran color café, un color común pero eran mi debilidad, con solo mirarle era como un chute de energía… Era tan cariñoso y amable, ¿Por qué el? y sobre todo… ¿Por qué un día antes de nuestra boda? Aún después de tanto tiempo sigo sin entenderlo…

Aquel día llegué un poco tarde de mi trabajo y él no estaba en casa, algo me pareció raro ya que siempre estaba esperándome con la comida preparada. Pensé que tal vez había salido a comprar o a hacer algún recado, pero según pasaban las horas y veía que no llegaba, me mentalicé de que no volvería… Alguien interrumpió mis pensamientos “picando”al timbre, pero al abrir tan solo había un perro de pelaje negro que me miraba inquieto y con un aspecto juguetón. Estaba cuidado por lo que no era un perro callejero, pero… Que estaba haciendo allí, todo era muy extraño. Entonces me di cuenta de que llevaba un collar rojo con una placa con el nombre “Enzo”. En el collar también había un posit amarillo el cual contenía una dirección, entonces salí de esa casa a la que nunca iba a volver y tantas veces había llamado hogar.

Tras un largo tiempo buscando la dirección, llegué. Allí estaba el, Miguel, el hombre que se iba a convertir en mi marido, tirado en el suelo con un agujero de bala en la frente. Una nota en otro posit me llamo la atención, ponía: “¿Esto es lo que querías? Pues, enhorabuena, lo has conseguido”. Llame a la policía rápidamente, pero al contarles los hechos, pensaron que había sido yo y que había perdido la cabeza, y por eso estoy aquí, desde hace años. No sé nada del mundo exterior, ni de Enzo, ni siquiera de mi familia, ya que me toman por una psicópata, asesina. Pero una cosa tengo clara, el día que salga de aquí encontrare al responsable y pagara con creces lo que ha hecho.tbj

¿Por qué a mi?

Hola, soy Jero, alumno de 3ºC y este es mi cuento, espero que les guste :D.

Si aquel día hubiera salido cinco minutos antes de casa… ¡ESPERA! Empecemos por el
principio.
Me presento, soy Petter Mellark y hoy os contaré una historia de cuando tenía catorce
años. Estaba yo un Lunes durmiendo hasta que me levanté y fui a desayunar leche con
galletas, tarde muchísimo en desayunar, me lave los dientes, me vestí y cuando acabé,
el autobús que me llevaba al instituto ya se había ido. Me enfadé muchísimo porque
no encontraba mi ropa, en fin, fui caminando al instituto. A mitad del camino me
encontré con un mendigo y dos personas que le estaban amenazando e insultando. Yo,
reaccioné e intenté que esas dos personas se fueran de allí. Fue una muy mala idea,
me intentaron secuestrar y lo consiguieron. Me inmovilizaron, me quitaron la mochila
y me metieron en el maletero de su coche. Cuando me sacaron del maletero, me
llevaron a habitación llena de peluches cortados a la mitad y muchísimo algodón tirado
por el suelo. Los secuestradores me hicieron una serie de preguntas que no tenían
nada de sentido, pero yo respondía por si acaso. Al cabo de un rato una persona se fue
no sé a dónde, cuando cerró la puerta el otro secuestrador sacó una pistola y se
suicidó, yo no sabía lo que estaba pasando y tenía muchísimo miedo, y estaba muy
oscuro. Estaba atado y no me podía mover, pero de repente la cuerda se rompió
misteriosamente. Salí corriendo de la casa pero la otra persona justo había vuelto y me
dijo que si intentaba escapar me mataba, pues tenía una pistola en su mano. Me metió
en el maletero otra vez y me llevó a mi casa, me puso delante de mi puerta atado a
una silla, pico al timbre y cuando mis padres abrieron la puerta inmediatamente me
desataron y me dieron un abrazo llorando y diciéndome que me había pasado. Iba a
contarles todo cuando oigo un disparo y veo a mi madre sangrando por la barriga. Mi
padre, mi hermano mayor y yo, nos quedamos quietos, mi madre cayó al suelo y me di
la vuelta. Era esa persona, le repliqué llorando que se fuera y que no haga daño a mi
padre y a mi hermano. No sirvió de nada, esa persona disparó a mi hermano y a mi
padre. Yo tenía mucho miedo a quedarme solo, aunque era adoptado, no podía dejar
de llorar por mis padres. Los vecinos llamaron a la policía pero esa persona ya me
había metido otra vez en su maletero. Yo no podía creer lo que estaba pasando.
Cuando me sacaron del maletero, no fue esa persona quien me sacó del maletero,
fueron tres policías. No supe nada más de esa persona. Los policías me llevaron a
comisaria a hacerme muchísimas preguntas. Yo se lo conté todo aunque me cayeron
bastantes lágrimas al contar que habían matado a mi familia. Me tuve que ir desde
Roma a Zaragoza, España a vivir con mis tíos y mi primo. Dos meses después mi tío se
tuvo que ir a Sudáfrica para un programa de televisión y mi tía tenía que hacer todas
las tareas de la casa. Cuatro días después, mi primo se suicidó debido al acoso que le
hacían en el instituto y solo nos quedamos mi tía y yo. Yo creía que nada peor podía
pasar, pero ese mismo día, a mi mejor amigo le atropelló un camión. Pensé en

suicidarme pero yo nunca me rindo. Después de todo, las cosas empezaron a cambiar.
Cuatro meses después mi segundo instituto decidió hacer la excursión de viaje de
estudios a Italia. Lo pasé genial con mis amigos pero el último día fuimos a la Cárcel
Mamertina, en Roma. Todo era buen rollo, hasta que vi a esa persona. No me lo podía
creer, quería matarle, pero me contuve y esa fue la última vez que lo vi. Dese ese
momento todo fue normal y llevé una vida muy buena con mis tíos. Aunque esta
historia se me quedará para siempre nunca me he rendido y ahora estoy aquí. Pero…
¿Qué pasaría si aquel día hubiese salido cinco minutos antes de casa?

Resultado de imagen de mala suerte

PROFESOR SANGRIENTO

Una noche, un chico soñó que se convertía en un bueno, majo, honrado sabio y listo profesor de Matemáticas. Un día pasadas dos semanas, volvió a tener el mismo sueño, pero un poco más raro, en vez de ser un profesor de  Matemáticas normal, era un vampiro. Ese mismo día le chupó la sangre a todos sus alumnos y acabó con ellos con sus padres; también acabó con los profesores que no le caían bien; así que los mato a todos incluido el director  y los jefes de estudios, las orientadoras y el personal de limpieza.

Resultado de imagen de pinturas vampiros

 

 

“En el país de las hadas”

Hola,yo soy Noelia de la clase 3ºA y os voy a presentar uno de los trabajos que he hecho, es un cuento fantástico pero espero que os guste mucho.

No sé donde estoy. Ante mi no hay nada más que un pasillo largo y estrecho. Hace calor y no corre el aire. Me llamo Ekaterina Swan soy bailarina profesional, un poco tímida, muy sonriente y cuando cojo confianza un poco alocada. Mis ojos son verde esmeralda y me suelen decir que tengo buena apariencia. Ahora que ya me he presentado… ¿Alguien me puede explicar qué es este lugar? ¡Si hace apenas cinco minutos estaba en el salón de mi casa practicando los ejercicios para mi academia de baile! Este sitio es muy extraño, el camino de tierra rodeado por bajos y frondosos árboles que no dejan ver más de metro y medio a cada lado, parece ser infinito, es muy agobiante y no hay mucho espacio. Tengo que admitir que estoy un poco asustada, no se oye nada, ni siquiera el canto de los pájaros, no sé muy bien qué hacer ¿investigo a ver que me puedo encontrar en este camino? ¿O grito hasta que alguien me oiga y venga a sacarme de aquí?

De repente se empiezan a oír ruidos muy extraños, gente gritando monstruos rugiendo y también disparos, como si estuviera en otra dimensión y vinieran hacia aquí. Ahora sí, salgo corriendo a la máxima velocidad que pueden dar mis piernas, esto me está pareciendo demasiado raro como si no estuviera en el mundo real. Cada vez oigo el bullicio más cerca de mí, pero no me doy y no paro de correr. Pasado un tiempo todos esos ruidos extraños cesan, yo respiro aliviada y me paro a descansar para recuperar el aliento, estoy muy confusa, ya no sé si estoy viviendo una pesadilla o una realidad, pero decido seguir caminando. Eso sí, antes de seguir, me santiguaré tres veces como lo hago antes de salir al escenario.  Continúo, pero no lo hago caminando, lo hago bailando para dejar de pensar en todo lo malo que puede ocurrir en este sitio tan extraño, poco a poco voy avanzando y me paro para observar si algo ha cambiado, nada, todo sigue igual, silencio absoluto, árboles que tapan completamente la vista y este maldito camino que sigue pareciendo igual de largo que antes.

Mira hacia arriba un momento para respirar profundo, veo las hojas de los árboles moverse y de allí veo salir un hada ¡un hada! ¿Acaso es esto bosque fantástico de esos donde viven los seres mitológicos? Tiene pinta de mujer pero de ser más pequeña que yo, de uno 16 años más o menos, baja volando con ayuda de sus bonitas alas y se posa a mi lado:

-¡Hola! Soy Belly te he estado observando desde hace un rato y he visto que estas un poco perdida, estás en “El país de las hadas” aquí vivimos todas las hadas del mundo por muy increíble que te puede parecer- me dice bastante alegre.

La verdad que a mí no me inspira mucha confianza esa sonrisa sarcástica suya, pero me decido a hablar con ella tal vez me pueda ayudar a salir de aquí.

-Hola, yo soy Ekaterina Swan, bailarina profesional, y la verdad que estás en lo cierto, estoy un poco perdida y no sé cómo he llegado hasta aquí, ¿tú podrías ayudarme a encontrar la salida?

-¡Claro que sí! Por aquí pasan y se pierden muchos chicos y chicas como tú, pero no quieren que les ayudemos a encontrar la salida por lo que casi  nunca salen vivos. Este no es un lugar peligroso pero si no lo conoces puede llegar a ser como un laberinto.- me contesta, esta vez sin sonrisa sarcástica.

-¡Genial! ¿Podemos ponernos manos a la obra? Necesito llegar a mi casa antes de las ocho.- le digo con tono impaciente.

-No te preocupes mientras tú estás aquí, en tu mundo el tiempo se ha parado, como si esto no estuviera pasando. Cuando llegues a tu casa será la misma hora que cuando has desaparecido. Pero ahora que lo dices … yo tampoco sé cómo sacar a un humano de aquí, nunca he ayudado a ninguno y yo siempre que salgo lo hago volando por encima de los árboles.

“Esto va a ser más difícil de lo que yo creía” pienso sin contestarle, sigo pensando que por muy amable que parezca y muy dispuesta que esté a ayudar a los demás, es un mal bicho, tacaña, rencorosa y gruñona. Pero creo que me va a poder ayudar, ella conoce esto mejor que yo y dos siempre sin mejor que uno, así que asiento y le sonrío, no hacen falta las palabras para que me entienda.

-Bien, pues caminaremos un poco a ver si encontramos algo, sino recurriremos al hada mayor, la jefa de todas nosotras.- me dice antes de empezar nuestra misión.

Empezamos a caminar, vamos despacio y fijándonos en todos en todos los detalles, cualquier cosa puede servir para lograr llegar a mi destino. Pasado un rato encontramos una piedra en el suelo y debajo de ella asomaba un sobre cerrado. Belly lo coge del suelo y lo lee, dentro solamente aparece “67589-2017” tanto el hada como yo no teníamos ni idea de lo que era, podía ser una fecha, un número de teléfono o incluso un código que abra alguna puerta. Me estoy empezando a desquiciar, mi compañera no para de quejarse, estaba en lo cierto, es totalmente como aparentada la primera vez que la vi, tacaña, rencorosa y gruñona. No voy a hablar con ella hasta que sea necesario, es insoportable aunque en el fondo tenga buen corazón.  Nos encontramos  otro sobre, es como si alguien nos estuviera viendo y nos vaya dejando pistas, en este pone: “lo más insignificante puede llegar a salvarte la vida”, y al lado una puerta dibujada. A pesar de ser mayor que Belly no consigo descifrar el mensaje, en cambio ella sí.

-¡Ya lo tengo!- exclamó, y yo respire aliviada –Hace tiempo el hada mayor nos dijo que en un lugar del bosque había una salida por la que cualquiera podía llegar al mundo real, al de los humanos, sin necesidad de salir por encima de los árboles y quizá la combinación de números del primer sobre sea el código para abrirla- dice muy decidida

– Menos mal ya pensé que no iba a conseguir salir de aquí nunca, no es que no me guste este lugar pero ya echo de menos a mi familia y dentro de poco será el campeonato nacional donde participará mi academia de baile- digo para intentar parecer un poco más tranquila, aunque por dentro este dando saltos de alegría.

-Si estoy en lo cierto no queda mucho para llegar, tan solo un kilómetro.

-Pues a que estamos esperando ¡vamos! iremos en busca de la puerta y conseguiremos que yo vuelva  a mi casa- le contesto ilusionada

Recorremos ese kilómetro (casi corriendo) y entre los árboles encontramos la puerta, era de madera y tenía esa ruedecilla similar a la de las cajas fuertes, allí metimos el código “67589-2017” y la puerta se abrió mágicamente. Del otro lado salía mucha luz y no se podía ver lo que había de detrás.

-Muchas gracias por todo Belly, está claro que sin ti no hubiera llegado hasta aquí, ha sido un placer conocerte- me despido de ella antes de irme.

-Gracias a ti muchacha por haberme hecho compañía durante este tiempo, vuelve cuando quieras – me dice casi llorando

Yo le sonreí pero estaba claro que nunca más volvería a ese lugar. Crucé el portal y como Belly creía aparecí en el salón de mi casa practicando los ejercicios de ballet a la misma hora de antes, no entenderé como había llegado hasta allí y tampoco se lo contaría a nadie, ese sería mi gran secreto.

 
Resultado de imagen de hadas

 

Resultado de imagen de bailarinas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LAS HABICHUELAS MÁGICAS

Hola, somos Yago Mesa Villabrille, Jerónimo Romero Nosti y Mateo Menéndez Gómez de 3ºC y de 3ºA y hemos hecho una adaptación en primera persona y en una época más actual del cuento de Las Habichuelas Mágicas.Imagen relacionada

“Estaba yo jugando con mi amiga vaca, Eustaquia, y de repente, sin avisar mis padres me dijeron que fuera inmediatamente al mercado a venderla, porque como no tengo dinero, algo habría que hacer para sobrevivir. Yo estaba muy triste, pero tuve que ir igual. Nadie quería la vaca, hasta que llegó un señor con ropas de marca, pulseras y dientes de oro y hablando por un Iphone X8 plus, el señor se paró y me dijo:  “Te compro la vaca por una moto-sierra y tres habichuelas muy especiales”, yo ya llevaba allí unas horas y estaba muy aburrido, así que acepté el trato.

Cuando llegué a casa me echaron la bronca más grande del siglo y la verdad no se porque me riñeron, me dijeron que vendiese la vaca, pero no por cuánto. Mi padre cogió las habichuelas y las tiró a los cultivos por la ventana, menos mal que antes de entrar escondí la moto-sierra fuera de la casa, porque si no la hubiera tirado también.

Al día siguiente me levanté muy pronto para ir a buscar las habichuelas, abrí la ventana y vi que por la noche había llovido muchísimo, pero no fue eso lo que me sorprendió, ¡había una planta gigante que atravesaba las nubes en el jardín! Rápidamente fui a coger el patatófono de mi madre y le saqué una foto al vegetal. Justo después cogí la moto-sierra y me fui a escalar las habichuelas.

Cuando después de una hora, conseguí llegar arriba, vi que en una de las nubes había una casa gigantesca, he de decir que tampoco me sorprendió demasiado. La mega-puerta estaba abierta, así que decidí adentrarme en ella. En cuanto entré, vi que la casa estaba muy sucia y llena de telarañas, también había muebles enormes y dos gigantes en el sofá jugando a la play. Miré hacia el otro lado y en un tarro de mermelada, había un hada muy pequeñita, me extrañó mucho ver que ese bote era de un tamaño normal, lo demás se veía demasiado desproporcionado frente al frasco.

Quería liberar al hada, ya que parecía muy triste, bueno y también porque detrás del tarro había un montón de lingotes de oro. Fui hacia allí y la saqué de dentro, velozmente salió volando hacia el techo de la casa, pero no le presté mucha atención, porque yo iba a lo que iba, ¡a por el oro! En cuanto lo cogí, el hada empezó a gritar muy fuerte, los gigantes saltaron del sofá y me miraron con cara de pocos amigos, yo eché a correr como si no hubiera un mañana,dando por hecho que me estaban persiguiendo, pero iba muy cansado, porque llevaba el oro y la moto-sierra a cuestas. Cuando bajé la planta gigante, agarré el cacharro, con el que estuve cargando todo el día, y corté el vegetal de cuajo, miré hacia arriba y vi a los dos gigantes cayéndose de la planta, de hecho uno de ellos no me aplastó por un pelo, pero bueno, yo estaba muy feliz porque había conseguido mucho dinero para mi familia.”

Al cabo de un mes yo y mis padres estábamos viviendo en un chalet con tropecientas habitaciones y otros tantos cuartos de baño, ascensor, piscina, yacuzzi y toneladas de comida, además mis padres me compraron una nueva vaca llamada Eustaquia segunda, en honor a mi anterior vaca.

 

POR Y PARA TI

Contigo, porque a tu lado soy mejor,

contigo, porque a tu lado me siento protegida,Resultado de imagen de dibujos de parejas tumblr

a tu lado, porque contigo estoy feliz,

a tu lado, porque contigo puedo ser yo.

 

Por tu sonrisa, por tu felicidad,

por tu voz, por tu mirada,

por tu sentido del humor, por tu cercanía,

por ti, por mí, por nosotros.

 

La muñeca

Los alumnos de 3ºC y 3ºA , como un especial de Hallowen escribimos una historia especial basado en un corto de terror Alma.

Alma es un cortometraje de animación escrito y dirigido por Rodrigo Blaas en 2009, está protagonizado por una niña de 6 años que va a una juguetería atraída por una muñeca. con un aspecto muy similar al suyo.

El proyecto consistía en escribir en grupos la misma historia desde diferentes puntos de vista , aquí tenemos nuestra versión, la de Ainara , Laura y Lucía.LL :

             “Mi Casa De Muñecas”

Hola, mi nombre es Charlotte , y no es por fardar pero tengo muchos amigos. A todos ellos les gusta jugar en mi casa de muñecas.

Hace poco hice una nueva amiga, Alma. Como el resto de mis  amigos, ella escribió su nombre en la pared. Era tan bonita , de pelo rubio brillante y ojos oliva. Se merecía un puesto en mi casa de muñecas , así que le hice una muñeca. Ella entró muy ilusionada, pero Iván  intentó escapar , por suerte le cerré la puerta, a él le gusta mucho jugar al pilla pilla, no sé por qué le di una bicicleta… ¡así es más fácil ganar!

Volviendo a Alma, es adorable. Se ve muy graciosa subiendo por el sofá, al igual que las gemelas lo hicieron una vez, ¡qué recuerdos….! La pena es que una se cayó y se hizo daño en un ojo.

Por  fin iba a suceder. Alma se iba a convertir en mi amiga para siempre. Se veía muy contenta alzando su mano para tocar su muñeca, con la que podría disfrutar eternamente de mi compañía junto con el resto de mis amigos.

Hace tiempo no tenía tantos amigos, de hecho estaba sola, jugaba sola, siempre sola,  en esta tienda con las muñecas que fabricaba mi madre. Recuerdo que un día volviendo del colegio, cuando entré en la tienda, noté un olor extraño , olía a quemado… Abrí la trastienda en busca de mi madre y una oleada de llamas vino hacía mí. No recuerdo nada más, solo sé que cuando me desperté  estaba completamente sola aquí, junto con algunas muñecas, mis amigas,  que se salvaron conmigo.

No quería estar sola… así que empecé a hacer nuevos amigos y descubrí cómo hacerlo. Por ejemplo, ahora mismo acabo de hacer otra amiga, es pelirroja y lleva un abrigo muy bonito. ¡Estoy deseando que apunte  su nombre en el muro !

Espero que os haya gustado. Seguir leyendo

¡Chaoo!

 

 

“La Cenicienta moderna”

    Hola,me presento por primera vez en este blog ,soy Ángela junto con mis dos compañeras Noelia y Alexia hemos escrito “La Cenicienta” pero no a la que todos estáis acostumbrados a escuchar es “La Cenicienta moderna”.

   La historia se repetía una vez más: Mujer (mi madre) harta de las continuas infidelidades y escarceos de su marido, (mi padre) recoge sus cosas hace la maleta, se despide de su querida hija (yo), prometiéndole que un día volverá a por ella y se larga.

      A continuación, mi padre decide sin consultarmelo, que su última amiguita, junto con sus tres hijitas, venga a vivir a casa.

Si como dicen, lo que cuenta es la primera impresión, tengo que decir, que fue pésima, la madre era mucho más fea que la mía, claro está, pero al ver a mis hermanastras pensé =<>.No es por nada,pero yo:

Que soy tan guapa

y tan lista.

Que me merezco un médico

o un dentista,

al ver aquellas tres aliens casi me desmayo del susto.

    Tenían entre 19 y 23 años, la mayor, de nombre Bella , era alta y excesivamente delgada, parecía un palo de escoba, no tenía curvas, bueno ni rectas y su cara era un cuadro de Picasso: nariz enorme, boca a juego y un ojo bizco a lo Junqueras.

La mediana, Rosa, era todo lo contrario, bajita y obesa como una foca, aquel cuerpo no se sabía donde empezaba, ni donde acababa y su cara redonda, como un globo terráqueo estaba cubierta de acné, por lo que parecía una granada.No se quedaba atrás la pequeña, Linda, era el ser más raro que nunca había visto, E.T. a su lado era una auténtica belleza. Tenía la boca torcida, amueblada por unos dientes que sobresalian como un tobogán, las orejas parecían las de un burro, tan grandes como eran; y el estrabismo de Leticia Sabater no era nada comparado con el suyo. En fin, tres bellezas por dentro y por fuera.

La guerra estaba servida, sabía que los problemas habían llegado a mi casa…                        Como era de esperar, eran envidiosas, holgazanas y malas personas, actuaban como las reinas de la casa.No hacían nada, ni colaboraban, solo se dedicaban a ir de tiendas, peluquería, cine, redes sociales y sobre todo tocarme las narices, todo esto aprobado por la bruja mayor,es decir, su madre. A mí me dejaban la mayor parte de las  tareas de la casa (limpiar,planchar, fregar, etc) aunque sea dicho de paso, me escaqueaba de todo lo que podía con el pretexto de mis estudios.

Mister calzonazos, no tenía ni voz ni voto, para no enfadar a su “querida” y la decía a todo amén.

Pasaron así los días, semanas y hasta meses (qué aguante tengo). La convivencia era imposible y las peleas continuas. Un buen día su madre, con motivo del cumpleaños de la mayor, decia darles una sorpresa a las tres y las apunta al programa First Dates en busca del amor. Y allí se presentaron con sus mejores galas, compradas en el Corte Inglés, pero como dice el refrán aunque la mona se vista de seda mona se queda y así fue, allí estaban la gorda, la flaca y la más fea todavía. Cuando sus posibles parejas llegaron, aquello además de surrealista, fue visto y no visto, ninguno quiso quedar a la cita y pies para que os quiero, saliendo corriendo sin mirar atrás. Pero uno de ellos, el más guapo por cierto, con las prisas, perdió su playero a la salida del restaurante.

Yo, preparada en el sofá de casa con mis palomitas, lo seguía por la tele y me revolcaba de risa por el suelo, haciendo la croqueta.

Cuando puse recuperarme un poco, mandé un “was” a mi padre, (que las había acompañado como no podía ser de otra manera), para que recogiese el playero NIKE del cuarenta y dos y me lo trajese. Así lo hizo.

Buscando al dueño, subí la foto a Instagram y a los pocos días tuve respuestas. Nos vimos, le entregué su zapato, que la sentaba como un guante y desde entonces somos inseparables, llevamos tiempo juntos para fastidio de las cuatro brujas.

Y colorín colorado, no habiendo escarmentado,este cuento no ha acabado, las tres Marías tienen pensado presentarse a “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” La respuesta ya lo sé, no Dios, gracias.

 

Imagen relacionada