Amor psicópata.

Lo reconozco: Estoy internada en un establecimiento psiquiátrico y mi enfermero me observa, casi no me quita ojo de encima; porque en la puerta hay una mirilla, y el ojo de mi enfermero es de color castaño que a mí, que soy de ojos azules, no es capaz de calarme.

Llevo ya bastante tiempo aquí, apenas recuerdo mi nombre, ya que me llaman por mi número “67589-2017”. Llevo tiempo sin mirarme en el espejo, pero recuerdo con exactitud que soy una chica alta y delgada, con el pelo negro siempre liso y unos ojos de un color azul en el que cualquiera queme mire se perdería.

Pienso en él todos los días, lo echo tanto de menos… ¿Por qué él? ¿En que estaría metido? todas las noches recuerdo aquel día y lo recuerdo a él, Miguel el hombre con el que me iba a casar pero… Lo asesinaron. Era moreno, de tez tostada, tenía el pelo negro y algo rizado, aunque lo tenia corto por los lados y por atrás y tan solo la parte de arriba con el largo, sus ojos eran color café, un color común pero eran mi debilidad, con solo mirarle era como un chute de energía… Era tan cariñoso y amable, ¿Por qué el? y sobre todo… ¿Por qué un día antes de nuestra boda? Aún después de tanto tiempo sigo sin entenderlo…

Aquel día llegué un poco tarde de mi trabajo y él no estaba en casa, algo me pareció raro ya que siempre estaba esperándome con la comida preparada. Pensé que tal vez había salido a comprar o a hacer algún recado, pero según pasaban las horas y veía que no llegaba, me mentalicé de que no volvería… Alguien interrumpió mis pensamientos “picando”al timbre, pero al abrir tan solo había un perro de pelaje negro que me miraba inquieto y con un aspecto juguetón. Estaba cuidado por lo que no era un perro callejero, pero… Que estaba haciendo allí, todo era muy extraño. Entonces me di cuenta de que llevaba un collar rojo con una placa con el nombre “Enzo”. En el collar también había un posit amarillo el cual contenía una dirección, entonces salí de esa casa a la que nunca iba a volver y tantas veces había llamado hogar.

Tras un largo tiempo buscando la dirección, llegué. Allí estaba el, Miguel, el hombre que se iba a convertir en mi marido, tirado en el suelo con un agujero de bala en la frente. Una nota en otro posit me llamo la atención, ponía: “¿Esto es lo que querías? Pues, enhorabuena, lo has conseguido”. Llame a la policía rápidamente, pero al contarles los hechos, pensaron que había sido yo y que había perdido la cabeza, y por eso estoy aquí, desde hace años. No sé nada del mundo exterior, ni de Enzo, ni siquiera de mi familia, ya que me toman por una psicópata, asesina. Pero una cosa tengo clara, el día que salga de aquí encontrare al responsable y pagara con creces lo que ha hecho.tbj

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s