CENICIENTA

Somos Carla, Christopher, y Senén de 3ºC . Este año en Taller de Escritura hemos preparado una nueva versión de Cenicienta que os vamos a enseñar:

ceni

Érase una vez una bella, aunque un poco extraña joven, que vivía con su madrastra y sus dos hermanastras, en una enorme y preciosa casa. Según como comienza la historia parece que es una chica feliz, que se dedica a disfrutar de su juventud, pero no, porque al morir su padre, sus crueles hermanastras le rompieron todos sus vestidos y montaron un vestidor en su habitación para su ropa. Su madrastra le obligó a hacer todas las tareas de la casa, desde barrer y fregar hasta recoger y corta la leña para encender el fuego de la chimenea.

Un día como otro cualquiera, una mañana como otra cualquiera, un paje real irrumpió en todas las casas , picando puerta tras puerta , anunciando que tenía un comunicado del rey:

-El rey comunica que debido a la llegada de su hijo el príncipe, a palacio, celebrará una fiesta en la que buscará esposa y todas las damas del reino, incluidas plebeyas y criadas están invitadas al evento.

En ese mismo instante, todas las solteras del reino fueron corriendo a buscar sus mejores trajes de gala para el baile, todas excepto una, Cenicienta, que amargada, se quedó en una esquina del cuartucho en la que le metieron sus hermanastras, llorando enfadada y frustrada  , pensando en que no podría llegar a pisar los impecables suelos de palacio.

Llegó la noche tan esperada y ansiada para todas. Mientras sus hermanastras se preparaban, Cenicienta estaba fregando, con indignación, la cocina, imaginándose como sería su noche si pudiera ir al baile y oyendo a su madrastra gritar. Ya era la hora y el carruaje estaba esperando Cenicienta no se había podido porque le habían mandado un sinfín de tareas para que no le diera tiempo a nada.

Cansada de todo, cerró la habitación en la que estaban sus hermanastras junto a su madrastra le cogió un vestido a una de sus hermanastras, rápidamente le hizo unos pequeños arreglos cogió el carruaje el carruaje y se marchó a palacio.

Cuando llegó, estaba preciosa y resplandeciente todos se quedaron admirándola boquiabierta, incluido el príncipe, que enseguida la invito a bailar.

Decide marcharse pero al bajar la escalera tropieza, dejando uno de sus zapatos en la escalera.

Vuelve a casa y ve que las otras tres seguían tal y como la había dejado, encerradas y enfadadas.

A partir de ahí, fue ella quien dicto las normas en la casa .

El príncipe, que se había enamorado locamente de la  joven decidió buscarla y empezó a ir casa por casa probando el zapato a todas las mujeres del reino.

Cuando por fin llegó a probárselo a Cenicienta, comprobó que ella era la mujer de la que tanto se había enamorado.

Él príncipe le pidió que se fuera a palacio con el.

Ella pensando en como habían cambiado tantos aspectos de su vida, decidió pasar de él, para seguir gobernando en su casa y dictando las normas.

Él príncipe decepcionado al ver a una de las hermanastras de Cenicienta, le cogió de la mano, le pidió matrimonio y ella obviamente, dijo que sí, dejando a su hermana y su madre a las ordenes de Cenicienta.

FIN

                                     

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s