La verdadera historia de “El sirenito”

 

Hola, me llamo Deyna y espero que te guste mi historia, para ella me inspiré en la verdadera historia de La Sirenita, aunque la versioné, y creo que puede que te guste, mi querido lector.Pixiv Id 981706/#1574572:

      El sirenito, Fritz, era el príncipe del océano. Era el menor de sus hermanos y cuando cumplió 16 años se le permitió visitar la superficie por primera vez. Él era un muchacho musculoso y esbelto, tenía dos turquesas por ojos y sus cabellos eran como las brasas de una cálida hoguera, las escamas de su cola eran del color de su iris y se fundían con su pálida piel. Su inigualable belleza provocaba que todas las sirenas del reino estuvieran prendadas de él. Pero él las rechazaba pues era curioso y le atraía el mundo de la superficie hasta tal punto en el que no pensaba en otra cosa.

Al por fin alcanzar la superficie, lo que vio allí le enamoró. Era de noche y un barco se balanceaba al son de las olas y el canto de los aristócratas entre fuegos artificiales (al parecer, celebraban el decimoquinto  cumpleaños de la princesa Mettalise). La muchacha era hermosa, tenía los cabellos castaños con mechones rubios, sus ojos eran azules como el cielo a mediodía. Fritz se dio cuenta de que no podía vivir sin ella.

Se quedó observándola toda la noche, pero poco antes del amanecer se desató una tormenta que provocó que el barco naufragase. Fritz nadó hasta salvar a Mettalise y dejarla a salvo en la orilla donde esperó a que despertara. Cuando ella abrió los ojos lo primero que vio fue al sireno que le cantaba una canción. Como de las sirenas, ella también quedó prendada de su belleza y hermosa voz. Fritz se fue justo antes de que apareciesen los guardias, pero tanto él como la princesa quedaron obsesionados el uno con el otro.

El joven deseaba estar con la princesa y tener un alma humana, pues en el mundo marino viven 300 años y, si no renunciaba a su alma de sireno, los tendría que pasar en soledad porque ya no tendría ojos para otra que no fuera Mettalise.

Entonces, la única solución que encontró el príncipe fue ir a visitar a su tío Ulrik, que era hermano y enemigo de la reina, pues deseaba el trono. Fritz le pidió unas piernas y alma humanas y su tío accedió pero, a cambio quería su voz, pues era la más hermosa. Además, le advirtió que cada paso sería como caminar sobre 1000 espadas, aunque bailaría mejor que cualquier otro humano, y que si la princesa se desposaba con otro hombre él se convertiría en espuma de mar.

Unos días después, el príncipe se armó de valor y se bebió la pócima tras cortarse la lengua, como le había ordenado Ulrik.

Él sintió como si le atravesasen con una espada dividiendo su cola en dos. Pero nada de eso importaba, porque por fin podría estar con su bella Mettalise. Dio la casualidad que las tropas del rey pasaban por allí y viendo que estaba herido le recogieron y le llevaron a palacio donde se encontró con la princesa, quien le reconoció pero al no tener su hermosa voz pensó que solo era una ilusión.

Ella amaba verlo bailar y él soportaba el dolor con tal de verla feliz hasta que un día el rey anunció que ser debía casar con el príncipe de un reino lejano.Ella no le amaba pero no le debía llevar la contraria a su padre, aunque su voz le recordaba a la del sireno de aquel día que ya parecía tan lejano. En cambio, Fritz se dio cuenta de que realmente era Ulrik quien se iba a salir con la suya y al no tener voz no podía alertar a Mettalise.

Unas semanas después Mettalise y Ulrik se casaron. Fritz no quería morir pero sabía que matar a la princesa era su única salvación.

Como última opción la noche de bodas se fue al mar con aguja e hilo y poco a poco, se fue cosiendo las piernas.

Cuando acabó rezó porque funcionase, ya no le importaba el dolor, unas horas después justo antes del amanecer, llegaron sus hermanos, que se las habían arreglado para matar a Mettalise y conseguir su sangre, con la que hicieron las nuevas escamas para la cola de Fritz, quien por suerte o por desgracia, consiguió recuperar su cola y sus 300 años de vida, pero pagando un gran precio, no recuperó su voz y no volvió a confiar en los humanos.

Anuncios

La sirenita latina.

Hola, mi nombre es Abril, esta es uno de los cuentos que más me ha gustado de los que he hecho. Espero que os guste y que disfrutéis al leerlo (¡a ver si lo entendéis…).

sirena

 

Más allá de Océano Atlántico, surcando el Pacífico, en las aguas profundas de El Caribe, allí, vive mi patrón el señor Tritón, con su mamá, que todavía anda por ahí echando vaina, y también con sus seis hijas, pero no es fácil para mi patrón porque esas muchachas son una cosa seria, ya que mi patrón anda pa´ arriba y pa´ abajo con un rifle e la mano, porque esa niñas siempre traen detrás de ellas una cuerda de sancudo, y ese muchachero,  mi patrón no lo soporta, le tuvieron que salir todas bonitas, mi patrón está ya cansado de ofrecer plata o plomo.

Pero si usted viera, ¡ay!, la chiquita es la más tremenda, la más consentida y de paso la más linda, pero bien pila que es, no  tiene nada de tonta, pero es muy rebelde, se pasa todo el día de aquí para allá, siempre se va más allá del arrecife, y mire que su papá le dijo que por ahí no se metiera, que habían tiburones que vendían algas de la risa, pero la muchachita no, pa´ que va hacer caso. Además, de sus escapaditas siempre se trae con ella un peretero, cosas de la superficie que no sabe ni pa´ qué sirven.

El patrón ya no sabe que hacer con esa carajita.  El otro día le vino con la cantaleta de que quería ver las estrellas a la superficie.  Sí, ahora las estrellas tienen forma de humano, concretamente de príncipe ¿verdad?.  Debe ser que la muchacha cree que su papá es gafo, pero como su abuela le consiente toda vaina, le aconsejó que fuera a ver a la bruja del mar- ¡Pero a quien se le ocurre!, no digo eso porque sea la bruja del mar, y esa sea su profesión;  sino porque el patrón estuvo casado con ella.  Esa mujer sí era un problema.

Volviendo al chisme, ¡ay el pollo que se montó cuando el patrón se enteró de aquella cirugía ilegal! Y para rematar la san pablera que se formó en todo el lugar, la niña ni se despidió, ni dio na, no se dignó ni a dejar una nota pa´su papá. Y, por si ya era poco, el patrón se enteró de que la niña se fue detrás de un macho. Luego la abuela de la caraja vino y la disculpó con la excusa del año:

-La niña se fue a vivir como humana para tener un alma e ir al cielo.

Esta excusa  hizo que el patrón se molestase más:

-Pero… ¿qué pendejadas dice la vieja?,  ¿pero quién quiere tener a una niña que echa vaina todo el día en cielo?, ¿no le basta con 300 años de vida sirena para eso?.

Resumiendo un poco el cuento:

La muchacha “transfomer” montó una pataleta, resulta, según sus palabras: ¨ Una cuaima, lagarta, mentirosa, anda diciendo que salvó ella al príncipe Ignacio Ramón de la Rosa del Carmen, sí, claro, porque debe ser que ella se metió en el mar, cargó a ese mastodonte  hasta la orilla del mar y le hizo descargas eléctricas con un par de anguilas”. Sus hermanas, cansadas de escuchar una y otra vez el mismo fastidio, le dieron una daga para que matase al príncipe en su noche de bodas mientras dormía, y así , poder volver al mar.

-No hay otra opción, tiene que templar el cacho pa´ que papá te deje entrar pa´ la casa, está muy dolido contigo, sabe que te fuiste detrás de un tigre. Y ahora no sabe cómo hacer para encontrar un tritón mozo que se quiera casar contigo de buena gana. Además, corren rumores por todo el mar de que te gustan las piernas de los humanos, ya sabe a lo que me refiero.

-Ya sé que el negocio me salió chimbo, pero al menos quiero tener un alma como los humanos, esa discriminación ni es justa ni buena. La abuela me dijo que después al morir podía ir pal´  cielo.

-¿Y tú le haces caso? Sabes que esa vieja esnifa nácar de ostra de Jamaica. L a cabeza la tiene en el Índico.

-Ya, bueno, pero yo amo al príncipe…

-¡Ay no sé chica!, haz lo que te de la gana, yo no soy la que le duelen los pies porque siente que se le clavan cristales cada vez que da un paso, si quieres vivir como una masoquista ese es tu problema.

La muchacha final no mató al príncipe, sino a la elementa con la que se casó. La daga accidentalmente “voló” hacia el pecho de la recién casada, la excusa fue que todo estaba muy oscuro y ella no se dio cuenta al entrar a la habitación de ellos, porque el palacio es muy grande.

La hija del patrón se casó con el príncipe tiempo después, cuando le pidió un préstamo al banco para pagar de una vez a la bruja del mar. Así la bruja le devolvió la voz  que cogió como depósito hasta que le pagase la cirugía, y así el príncipe recordó a la muchacha por su cantos y se dio cuenta de que ella fue la mujer quien verdaderamente le rescató.

La bella durmiente: versión moderna

Hola, somos Marina y Laura, unas alumnas de 3º de ESO

¡Esperamos que te guste nuestra versión moderna de La bella durmiente!

     Todo empezó con el bautizo de Aurora, la hija de los reyes. Fue un bautizo normal al cual invitaron a todo el pueblo,incluso al loco.

         En el 13º cumpleaños de Aurora ella y sus amigas se fueron de boteírle y seguir de botellón. Él tuvo un flechazo a primera vista pero, en cambio, ella ya estaba pedida.

     Dos años después, Rodrigo estaba en el bosque intentando volver a ver esa chica de cabello dorado, cuando de repente se topó con el loco del pueblo. Rodrigo no lo sabia ya que no pertenecía a ese reino, el loco le dijo mostrando una foto de la princesa que ella necesitaba ayuda y que solo se podría salvar con un beso de amor verdadero. Rodrigo, entusiasmado, y con miedo a la vez, fue corriendo al castillo en el cual estaban haciendo el “mannequin challenge” por lo que él pensó  que estaban todos bajo un hechizo debido a lo que le había dicho el loco. A Aurora, al no gustarle el “challenge”, se fue a dormir. Nuestro príncipe al verla tumbada decidió besarla para romper el hechizo. Entonces, ella abrió los ojos y dijo:

– ¡Pero qué haces tengo novia!

-Pe-pe-pe-pero…¿tu no estabas hechizada?- dijo nervioso

-¡Pero que dirás tú! ¡Hala otro loco más para el pueblo- respondió furiosa.

– Me dijeron que estabas en apuros.

-¿Qué dices? Ya verás como se entere mi novia, Rapunzel, te va a romper la boca ¡Además de que te voy a poner una denuncia que te cagas por acoso sexual y por allanamiento de morada!

– ¡No, no, por favor!

– Vale te daré una oportunidad porque me caes bien.

Unos meses después Aurora y Rapunzel se casaron y gobernaron el reino, quedando Rodrigo de sirviente quien les preparó perdices y vivieron felices.

 

 

 

 

 

Quince años llamados infierno

Hola, soy  Zaira, alumna de 3ESO,  he escrito esta historia por un ejercicio que nos han mandado escribir sobre la violencia de género, es una experiencia que nunca nadie querrá vivir. 💔💑

violencia-de-genero-basta1

 

Ya tenía quince años, estaba muy contenta con todo, tenía una gran familia, muy buenos amigos y el mejor novio de todos, Derek.
Yo llevaba dos años y medio por él y habíamos tenido varios problemas pero al final, conseguimos estar juntos, todo era genial, con él me veía todos los días, siempre quedábamos en nuestro parque en frente de su casa, hablábamos de todo, éramos inseparables, hasta que un día me dijo de tener relaciones sexuales conmigo. Yo me lo pensé durante un tiempo, pero al final le dije que no porque aún éramos muy jóvenes. Al principio el pareció entenderme pero unos meses más tarde, yo dejé de quedar con él, porque tenías problemas graves, yo me estaba poniendo enferma y no podía salir de casa nada más que para ir al instituto.
Cuando lo veía le intentaba evitar y empezó a sospechar cosas que no eran, yo no quería contarle mis problemas a nadie, para no disgustarles, entonces nadie se dio cuenta de que yo estaba mal excepto Derek y Daryl, que es como mi mejor amigo, para mí como un hermano, aunque también hubo otro tipo de sentimientos entre nosotros, pero nunca ocurrió nada. Como él se había dado cuenta me empezó a insistir, le dije que no quería contar nada y me dijo que fuéramos a la cancha donde quedábamos en verano, pero como ese día llovía nos metimos en el soportal de siempre, nos sentamos ahí y comenzamos a hablar. Yo tenía mucho frio y entonces me abrazó y me empezó a tapar con su chaqueta, él siempre era muy cariñoso conmigo, y entonces empecé a contárselo todo. Cuándo terminé, él estaba alucinando, no se imaginaba que Derek fuera a ser así nunca y menos conmigo.
Entonces, como yo estaba llorando, para que me riera me dijo:
-Ahora ya te puedes ir con el peludo.
Yo me reí, le llamé pesado y le dije:
– ¿Qué no entiendes de que no me gusta Ace? – y seguido de eso le pegué en el brazo, le di suave, pero él se quejó de dolor.
Entonces le pregunté que pasaba pero me dijo que no era nada y me dio un beso en la frente, una, dos, tres, cuatro y cinco veces le pregunté hasta que a la sexta se decidió y me enseñó el brazo, estaba lleno de moratones, pero no solo era el brazo, también, la barriga y las piernas, él no me quería contar nada de porque estaba así, hasta que me dijo:
– Fue Derek, está celoso, piensa que tenemos algo y vino a por mí.
Yo estaba flipando, ya nos había pasado esta esto, Daryl dejó a su novia porque se puso celosa de mí y montó una muy gorda, ¿Y ahora Derek le pega? Esto se le estaba yendo de las manos. Al día siguiente conseguí hablar con él, le pregunté que qué narices hacía, que me daba igual que me pegase a mí , que llevaba tanto tiempo por el que no veía que todo era por celos, que siguiera haciéndome daño a mí pero como volviera a tocar a Daryl , esto llegaría a su fin.

Sé que en ese momento debería haber puesto ya un fin pero… después de decirle eso me pegó y mientras me estaba quedando inconsciente en el suelo su última frase fue… “vete con Daryl si tanto le quieres y no me hagas sufrir de esta manera”.

57358bd3ae5b7__550x550Unas horas más tarde, yo estaba en el hospital, aún inconsciente. A mi lado estaba Daryl sentado en una silla, cogiéndome las manos y mirándome a los ojos y por la habitación estaban deambulando Shiro, Leyla, Camila, Mencía y Carol. Ellas eran mis mejores amigas, éramos como el “squad del año”, estaban muy agobiadas y fue entonces cuando empecé a despertar y Daryl las avisó y de acercaron hacia mi. Nada más abrir los ojos, pregunté por Derek. Pregunté que qué había pasado y que por qué estaba llena de moratones. Ellas no sabían como contármelo, así que llamaron a un médico y él me lo contó todo y yo me puse a llorar. Más tarde llegó mi familia, mis primos Hugo y Marco se quedaron allí, mis padres y tíos se fueron cuando vieron que yo estaba mejor. Acto seguido llegaron los papás de Derek y su hermano de doce años, para mí el pequeñín, entraban muy arrepentidos y la mamá al verme la cara llena de renegrones y los brazos fatal se puso a llorar, yo para ella era como una hija más y ella para mí como mi segunda mamá. El pensar que eso de que fuera mi suegra se había acabado, me dolió el alma. Después el pequeñín se acercó a mí y me dio un peluche, ese peluche era un pequeño Mickey Mouse que siempre tenía él encima de la cama, y a mi me encantaba. Yo lo cogí, le di las gracias y le abracé. Después se acercó el papá y me dio un ramo de flores preciosas, me pidieron disculpas por todo y me contaron que Derek estaba en un centro de menores. Después de media hora se fueron y llegaron los papás de Daryl, lo primero que me dijo su mamá para verme sonreír fue:

– ¿Entonces?, ¿ahora con el peludo?-  Yo me reí y le dije que no, que con él no había nada ni lo iba a haber. Su papá añadió:

-Mira, Daryl, ya te puedes lanzar-. Yo le miré raro y no pude evitar ponerme roja, entonces fue cuando Alba, su hermana me dijo:

-Anda a ti no te hace falta maquillaje porque los coloretes los llevas encima.

Nos reímos todos y luego se despidieron y marcharon.
Unos meses después, todo iba bien, ya no había nadie que me pegara, seguía con descargadolores pero no eran tan fuertes, mi enfermedad mejoraba por momentos y en el instituto todo era genial, aunque cuando veía a Derek nos quedábamos mirando y se nos veía la cara llorosa, pero evitaba que cayeran lágrimas, porque ese cerdo no se las merecía. Con su familia todo era igual, la mamá seguía queriéndome como una hija y yo a ella. Había veces que incluso la llamaba “mami”, es más a veces iba con ellos a ver jugar al Oviedo y seguía yendo a su casa aunque esta vez en vez de para estar con Derek, iba para jugar con el pequeñin.
Mis amigas seguían ayudándome con todo y la verdad que resultaban pesadas con el tema de Daryl; no había día que nos viéramos que no me dijeran que me lanzara con él. Pero en verdad… no hizo falta, porque el día catorce de Febrero del 2018, se lanzó él. Me acuerdo muy bien como fue, fue tal y como la vez que le conté lo de Derek. Él me estaba abrazando para que no pasara frío y esta vez en vez de estar mal estábamos haciendo el tonto y en vez de estar solos estábamos con todo el grupo de verano en la cancha de siempre.
Ahora ya tenemos veintiséis años, vivimos en Madrid, yo soy actriz y Daryl futbolista, tenemos dos hijos llamados Valeria y Fran, tienen un añito cada uno y son el mejor regalo de nuestras vidas. A veces los llevamos por Asturias para que vean a la familia de Derek, pero les estamos enseñando a que les llamen tito y tita.
Mis amigas también viven genial, sobre todo Mencía, que es inspectora de policía en Ávila. Ahora todo se ve bien, Derek … no sé donde está, aunque tampoco me apetece saber nada de su vida y mucho menos que él sepa de la mía. Aun tengo pesadillas con mi época de los quince años y la verdad que lo paso muy mal, pero siempre tengo a Daryl para arroparme y ayudarme, y como no también a Leyla, Camila, Mencía, Carol y Shiro que se enamoró de un pajarito y ahora no se separa de él y aunque Carol….se me distancia mucho con su queridísimo novio….pero bueno si decidió a ese mono, es su problema…. Y Mencía la tengo lejos….no pasa nada porque siguen siendo mis amigas y fueron de las que mas me ayudaron con el tema que mejor nunca recordar

bda7ea053bcfb30544108c33b9cc3e32

                                                                             FIN

Draguicornio

Queneau escribió una historia de 99 formas distintas como parte de una obra llamada Ejercicios de estilo. Nosotras; Mencía y Naila ,imitando a Queneau,  hemos escrito este cuento de 5 formas diferentes: 

Érase un unicornio, guardián de un bosque, el cual se enamoró de un malvado dragón que vivía en una cueva. Al dragón solo le gustaba el oro y la destrucción, hasta que conoció a un unicornio y se fue a vivir con él. Como no podían tener hijos, el dragón hizo un huevo de oro llamado Draguicornio y decidieron cuidarlo entre los dos como si fuese su hijo.

NOTACIONES

Un unicornio se enamoró de un dragón. Se fueron a vivir juntos. Hicieron un huevo. De oro. Lo cuidaron como un hijo.

INJURIOSO

Érase una vez un noño unicornio, guardián de un sucio bosque, que se enamoró de un malvado y odioso dragón. El cual vivía en una maloliente cueva, al dragón solo le gustaba el oro y la destrucción hasta que conoció al estridente unicornio y se fue a vivir con él. Menos mal que no podían tener hijos. Aunque al final hicieron un absurdo huevo con el maldito oro robado y lo cuidaron como entre las dos.

SUBJETIVO

Aunque sea un huevo de oro, mis padres me contaron que antes de crearme mi padre, el unicornio, era el guardián del bosque y mi padre el dragón robaba oro y destruía aldeas. Hasta que se conocieron y se enamoraron. Como no podían tener hijos con el oro robado me crearon.

MODO PIJO

O sea érase una vez un unicornio super divino de la muerte guardián de un bosque ultra mainstreme, que se enamoró, de un dragón hiper malvado con las escamas pasadas de moda que vivía en una cueva mal decorada y apestosa. Al dragón solo le gustaba el oro, osea como a mi, hasta que afortunadamente conoció al unicornio y juntos re decoraron la cueva del dragón con un maravilloso huevo de oro, su hijo.

TRISTE

Érase una vez un unicornio al que se le habían muerto sus padres cuando era un potro, el cual era guardián de un solitario bosque. Un día, se enamoró de un dragón triste y arrepentido de sus actos. Juntos se fueron a vivir una nueva vida y fabricaron un huevo de oro que con el paso del tiempo  se fue desintegrando.

Resultado de imagen de dragonesResultado de imagen de unicornios

El lobo de ojos azules.

   Soy una compañera más de este blog que se llama Avril, así que coged unas palomitas y disfutad de esta historia:

   Llegó al centro del bosque, cansada, con la respiración agitada. Se dejó caer hacia atrás, quedando sentada a la orilla de la cascada, que brillaba gracias al sol, abrazando sus piernas. Llevaba un gorro negro que se quitó y lo estrujó contra su pecho, y decidió darse el lujo de expresar todos los sentimientos que tenía dentro, de una manera que ya no hacía. Lloró, lloró y lloró, tanto que le parecían horas, tanto que le parecían días, tanto que le parecían meses, tanto que llegó a dolerle la cabeza y a quedarse ronca, con la cara roja y empapada, con el corazón roto y las manos temblando.

   Siempre había mostrado su peor faceta: que nada le importaba, con solo dieciséis años fumaba y se drogaba en cada fiesta que iba, se presentaba en peleas clandestinas que siempre ganaba. Pero todos tienen una debilidad, y ella la tenía, no lo sabía, pero la tenía, y acababa de morir. Él se había ido, y junto a él, el corazón de la chica peliazul del bosque. Y se puso a pensar cómo había llegado hasta ahí.

   Hace un par de horas estaba en su casa, en su habitación, tirada en la cama boca arriba, con sus brazos detrás de la cabeza a modo de almohada y las piernas estiradas y cruzadas, con música de fondo, una música potente, puro rock. Era extraño que estuviese en casa, normalmente salía y robaba algo junto a sus amigos. Su madre entró con la cara empapada de lágrimas, junto a su marido que estaba en las mismas condiciones. La adolescente quería gritarles que se fueran, pero el hombre se adelantó, y con la voz temblorosa le dijo: “Sergio ha muerto”. La madre sujetó con ambas manos la camiseta de su amado y lloró, lloró mucho, el hombre no sabía cómo consolar a su mujer, teniendo en cuenta que no se podía consolar ni a sí mismo. La peliazul empalideció, tragó saliva y abrió mucho los ojos, tanto que parecía que se le iban a salir de la cara, y entonces corrió, esquivó a la pareja y bajó las escaleras corriendo, tan rápido como sus largas piernas le permitieron. Llegó a la salida, con un movimiento veloz abrió la puerta unos centímetros, lo suficiente para que ella pasara y la cerró con tanta fuerza que lo oyeron hasta sus vecinos, corrió a su lugar, hacia la tranquilidad, hacia el único lugar donde se sintió segura, tranquila, plena; ese lugar que su hermano le había enseñado de pequeña, un sitio que sólo era de ellos, de Sergio y de ella, de su hermano y de ella.

   Los dos compartían muchas cosas, como los ojos azules, la música o el tener el pelo teñido con colores extravagantes.

   Su tranquilidad no duró mucho, ya que apareció un lobo blanco, con las puntas de las orejas y las patas castañas, y con unos enormes ojos cielo, era enorme desde su punto de vista, que era desde el suelo. El animal se acercó a ella lentamente, y bajó sus orejas y cabeza para hacer saber a la chica que era inofensivo, pero ella estaba tan asustada que empezó a sentir un sentimiento que nunca pensó tener, o al menos demostrar, el miedo. A sus ojos era una bestia, despiadada y sangrienta que esperaba el momento justo para atacar y descuartizarla con sus largas garras y sus colmillos afilados. Pero eso estaba demasiado lejos de la realidad, el lobo, con sus nobles intenciones y desafiando la ley de la naturaleza se acercó y colocó su cabeza debajo de la mano temblorosa de la chica. En el momento en que hubo contacto entre los dos seres, su cabeza recreó la familiar figura del chico, sin dejarse ningún detalle. Y antes de que pudiese asimilar la situación una pequeña ráfaga de viento los rodeó, haciendo volar las múltiples hojas anaranjadas, y llevándose consigo al gran lobo albino, dejando a la joven pensando en que debería ir a visitar a su psicólogo.

Amor a primera vista

Hola, nos llamamos Thalía y Claudia,  somos unas chicas de 3º y este primer trimestre no hemos escrito mucho.Pero el trabajo que más nos gustó fue con LAS VERSIONES DE QUENEAU. Aquí van nuestras cuatro versiones (la quinta la han escrito Vanessa y Alba Gil)

claudia

 

Un día a media tarde junto a la pista finlandesa cuando iba a pasear a mi perro la vi a ella una chica sencilla morena baja y delgada. Ella estaba haciendo ejercicio, y yo decidía cercarme. Le pregunte su nombre y ella lo mismo me preguntaba .Cuando acabe de recorrer la pista finlandesa me la  volví a encontrar conversando con un chico alto moreno y delegado, entonces no decidí decirle nada, aunque, me había enamorado de ella.

 

NOTACIONES:

Media tarde. Junto a la pista finlandesa. Paseando a mi perro. Vi a una chica. Estaba haciendo ejercicio. Decidí acercarme a ella .Le pregunté su nombre. Acaba de recorrer la pista finlandesa. Me la encontré otra vez .Conversado con otro chico. No decidí decirle nada. Me había enamorado de ella .

 

INJURIOSO:

 

Un día de mierda a media tarde junto ala horrible pista finlandesa cuando iba a pasear a mi perro.  La  vi a ella una chica horrible, pero me encantaba. Le pregunte nombre y ella lo mismo me preguntaba. Cuando acabe de realizar el puto record me la volví a encontrar con esa asquerosa chica. Esta vez estaba hablando con un capullo y pensé vaya zorra. Pero me había enamorado de ella.

 

 

SUBJETIVO:

Un día  a media tarde, estaba haciendo ejercicio en la pista finlandesa apareció el .Estaba paseando a su perro y se acercó a mí. Me pregunto mi nombre y yo lo mismo a el. Cuando acabé de recorrer la pista finlandesa fui a verla mi hermano que estaba al final del recorrido .Lo volví a ver pero esta vez o se acerco, entonces entendí que no le gustaba tanto como el a mí.

 

NIÑO PEQUEÑO:

Pos estaba yo un día en una pista de hacer ejercicio, cuando vi a un chico pasear a un perro y a una chica que hacia ejercicio. El se puso a hablar algo con ella de sus nombres. Los vi otra vez, ella con otro chico y el con su perro. Parecía que el chico se había enamorado de ella.

¿Culpable?

Hola, yo me llamo Alba y soy una alumna de 3º  de ESO y os vengo a contar la historia de un chico acusado de haber asesinado a un oficial de policía

¿Podéis ayudarme a resolver el caso?

descarga

Sergio, un chico de 34 años, se encontraba en comisaría tras ser acusado por el asesinato de un oficial de policía. Él no era culpable, pero los compañeros del fallecido no pensaban lo mismo, así que le mandaron testificar. Sergio les contó lo ocurrido:

Eran las once de la noche, cuando él volvía a su casa después de haber salido del trabajo. Por la calle de enfrente dos chavales de unos 16 años corrían con una botella de vodka en la mano, porque se dirigían a una fiesta que había en la plaza. De pronto, un policía, el fallecido, los paró, Sergio se acercó a ver qué ocurría, cuando el policía se dispuso a explicárselo, una bala le atravesó la cabeza. El oficial no pudo ni decir tres palabras. Sergio no entendía que estaba pasando, por lo que se encaminó hacia su coche su coche y se dispuso a regresar a su casa.
En comisaría tomaron nota de su declaración, pero no parecían creerle, Sergio no sabía que hacer o decir para que lo creyeran y tampoco tenía dinero suficiente para contratar a un abogado. Un amigo suyo se ofreció a investigar el caso, ya que le debía un favor.
Al cabo de unos días seguían sin encontrar al culpable. El oficial Robert Green le comentó a Sergio que todas las pruebas lo inculpaban y que en 10 días se dictaría sentencia y sería condenado de por vida a la cárcel.
Tan solo quedaban ocho días para cerrar el caso, cuando necesitaban algo que lo exculpase, estaban desesperados, ya no sabían que hacer cuando, Sergio recordó que en el momento dispararon al policía, uno de los chavales no estaba.
Interrogaron a los chicos y después de un duro interrogatorio, uno de ellos confesó haber cometido el crimen. Sergio salió finalmente absuelto y probando su inocencia.

 

¿Vosotros sabéis por que lo hicieron? 

¿ Amigas otra vez?

Hola, soy Laura, y esta es la historia que yo quiero compartir con vosotros.

Disfrutad de ella 🙂

      Una fría tarde de otoño, tres chicas. Se dirigían hacia la casa de Laura para hacerle una pancarta al novio de Avril por su cumpleaños. Estaban tan distraídas charlando que se les paso la hora, avisaron a sus padres de que se iban a quedar a dormir juntas. Justo cuando cuelgan el teléfono suena el timbre y entonces lo recordaron, que Dani, el cumpleañero, iba a recoger a su novia. Pero ella tan presumida que era no quería salir ya que no estaba maquillada ni peinada, lo único que tenía era pegamento y purpurina por todas partes.
Andrea decidió salir para encubrir a su amiga pero… a él no le intereimages0in78hy1saba mucho su actual novia si no, más bien a la atractiva chica que tenía en frente. Muy confiado la sujetó de la cintura, acercándola y dándole el mejor beso que nadie le dio nunca, aunque ella no lo admitiese. Las otras chicas se asomaron a la ventana y vieron la situación, se les abrió demasiado los ojos y parecía que la mandíbula se les iba a caer al suelo, la exclamación que se les escapo fue tan grande que lo abrían oído hasta en el espacio.
En cuanto las tres amigas se reunieron en la habitación, las dos implicadas se ignoraban. Laura se estaba cansando de ese silencio incomodo, así que abrumada le pidió una explicación a Andrea. Y después del pequeño relato las cosas volvieron a ser como hace un par de horas, con la diferencia de que ahora todas estaban solteras.

La historia de Mario

     Mario no era atlético, ni sacaba buenas notas (solo aprobados), no tocaba bien ningún instrumento, no era un as ni con el balón ni con sus enclenques piernas ni… con nada en general.

En su instituto todo el mundo se burlaba de él se pasaban el día insultándolo y cada vez que había Educación Física, la profesora no sabía si dejar juego libre porque el pobre Mario sufría más y más burlas. Eso sus compañeros lo
sabían y por eso le insultaban.

Sus recreos se basaban en vagabundear por el patio hasta encontrar un lugar seguro para refugiarse, generalmente debajo de unas escaleras de piedra que subían al segundo patio. Ahí él se sentaba y escribía era lo único que le gustaba, era lo único que hacía menos desdichada su vida. Nadie sabía de su gran adicción. Su madre ni siquiera lo hubiese pensado ella quería a su hijo pero jamás hubiese imaginado que de aquel torpe adolescente pudieran surgir historias tan ingeniosas como las que el redactaba.

Últimamente a Mario le rondaba una historia en la cabeza no podía pensar en otra cosa ni si quiera en Raquel la única persona que lo entendía y la única persona dentro del instituto a la que Mario quería.

La historia empezó a cobrar vida en su cabeza hace dos meses, cuando murió su abuelo, él que le enseño a soñar y redactar; el que le comprendía y quería, el que aunque cansado grabó en él, a fuego, la pasión por escribir por plasmar sus sueños emociones y sentimientos en un papel. Cuando su abuelo se hallaba moribundo le dijo:

 – Si una historia cobraba demasiada fuerza tienes que borrarla de tu cabeza o podría cambiar el mundo completamente, no para bien. Tú y yo no somos iguales a los otros escritores, por eso estoy aquí, pensé demasiado en una historia y ahora sólo existe una forma de pararla. ¿Me entiendes, chico?-

Cuando Mario se había acomodado en una esquina se le cayó su libreta donde guardaba todas sus ideas se abrió por la página de su historia inacabada, y en ella se leía:

 “… la espada legendaria que tenía el difunto rey Alfrod V yace escondida en lo más profundo del volcán que une los cinco reinos: el reino de los Brujos, el reino de las Hadas, el reino de las Sirenas, el reino de los Duendes y el reino oscuro de los ángeles de piedra. Quien cante entera la letra de: “La Canción Muerta de Orfador” que es la del herrero, que forjó la gran espada, será digno del poder que esta otorga y podrá gobernar el Mundo de los Cinco Reinos. Así que tú Martherlinius Ray, tienes que encontrarla antes que los ángeles o este mundo ya no será un buen lugar para vivir.-suspiro Goltheram.

espada3_zpsa027d5b1

-Pero yo no sé la canción- dijo Martherlinius

– No es importante cuando llegue el momento la sabrás…”

      Mario cogió su libreta y se puso a escribir las siguientes palabras de Goltheram cuando un gran temblor despojó de sus enclenques brazos el bolígrafoy la libreta. Todo el instituto temblaba como si fuera una gran masa de gelatina. Mario sentía un miedo increíble. Después una gran tormenta de polvo invadió el lugar ahogando los gritos de los estudiantes, y a los diez segundos, un haz de luz deslumbró a Mario que perdió la visión unos segundos. No se lo podía creer, ahí estaba, delante de sus narices: la gran espada legendaria. “¿Habrá cobrado vida? ¿Esto es real?”.  No dejaba de preguntarse Mario. Cuando este se acercó a la burbuja azul que parecía proteger a la espada empezó a cantar en una lengua extraña. No podía parar de hacerlo “¿Estaré cantando la verdadera canción Muerta de Orfador?” se preguntaba sin dejar de cantar:

                          “unte raso meflotikosi lolsor,                                

  Farte yuso  cortulikma aldor

  Ninr bagirta sodo manghineror

  Golg hirbunat Orfador”

           Cuando dijo el nombre del herrero, la mente de Mario se volvió blanca, como las paredes del hospital Juan Carlos I donde había fallecido su abuelo: “Si una historia cobraba demasiada fuerza tienes que borrarla de tu cabeza o podría cambiar el mundo completamente, no para bien. Tú y yo no somos iguales a los otros escritores por eso estoy aquí, pensé demasiado en una historia y ahora sólo existe una forma de pararla. ¿Me entiendes, chico?”. Esto es lo que retumbaba en la mente de Mario como un susurro interminable.

En ese momento Mario cogió la espada, y por eso estamos todos reunidos aquí.

Espero que ahora no dejes de soñar, Mario.

Jorge  3ºD